A fuerza de partir voy a saber lo que es volver

Facultad de Ciencias Sociales - Uba

Esta semana regresé por primera vez a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, después de aquel 10 de febrero de 2011 en el que pegué un portazo tras haber aprobado el último final, para nunca mirar atrás.

Claro que así como yo, la UBA había seguido también su curso, y ya no era la misma. De hecho, ni siquiera era la misma dirección, porque tan mezquina fue nuestra relación que no fue hasta un año después de terminar nuestro affaire que decidió mudarse a unos 15 minutos de mi casa. Durante años exigió viajes incómodos de ida y vuelta, a horarios diversos y por múltiples piquetes, entre la zona sur y Almagro. Pero eso es otra historia.

Renovada, la UBA sin embargo mantenía cierta imagen y semejanza con aquella que yo conocí. Inmensidad de pasillos con luces de hospital, cubiertos de carteles en papel madera escritos con témpera –nunca voy a entender cómo alumnos de comunicación no pueden desarrollar una estética distinta- y consignas de militantes de otro tiempo, que bastante distintos eran de los de hoy.

Las escaleras también surgen en lugares inesperados. En Parque Centenario yo misma le revelé a varios compañeros la existencia de una que ellos desconocían pese a haber pasado más de un año cursando en esas aulas.

Y el olor a cigarrillo de gente maleducada que todavía no entendió que pese a que hace frío tiene que fumar afuera también existe en este nuevo edificio, aunque más aminorado y esporádico. Se concentraba, con cierta lógica, en el subsuelo al cual yo me dirigí para presenciar una charla.

 Muchas cosas, por suerte, evolucionaron para mejor. Los baños por ejemplo, que más de una vez en Almagro describí como “peores que los de la cárcel”, son un lujo en la sede de San José. Los ascensores, que son varios, también. Y funcionan sin que uno tenga que tener miedo de quedar encerrado en un entrepiso.

No ví ninguna boca de electricidad al descubierto como teníamos en el edificio anterior. Y lo más notorio fue que pese a que era el día más frío del año hasta el momento, los pasillos no estaban más congelados que el exterior, lo cual si sufrí bastante en Parque Centenario.

Los estudios de TV y Radio son también superiores, aunque dudo que sirvan de mucho si la enseñanza práctica sigue siendo la misma. Sólo si también pudiera hacerse un upgrade del programa de estudios, bajo una óptica más orientada a la comunicación actual que a la de los ’70, creo que podríamos decir que cambiaron las condiciones.

Caminando esos pasillos no puedo decir que vinieran a mi mente las lecciones sobre Bourdieu, Laclau, Saussure o incluso Barbero y García Canclini. En mi caso, son una especie de recuerdo a medias, borroso y por lo tanto, inutilizable. Y no está en mi la voluntad de refrescarlo, prefiero leer a Walsh, Wilde, Cortázar y hasta Isabel Allende por estos días.

Tampoco esperaba encontrar a nadie conocido, pero me equivoqué. En un kiosko del último piso que visité había una cara familiar, el mismo kioskero al que durante unos siete u ocho años le compré una incontable cantidad de cafés y alfajores. Repetí el pedido esta vez y me cobró $10.

-¿Nada más? Cuando yo cursaba salía lo mismo

– Y sí, hace mucho que no venís vos.

Se acordaba de mi cara también. Yo me acuerdo de él seguido: cada vez que me entregaba un café y le decía “gracias” él respondía con un “a vos”, y yo terminé copiando esa costumbre que uso hasta el día de hoy. Me enseñó a ser un poco más agradecida; una de las cosas que uno aprende en la facultad.

Me fui al terminar el café, sin presenciar la charla. Realmente no quiero volver, poco tienen que ver mis sentimientos con el edificio o la cercanía. Son diferencias irreconciliables las que tengo con la UBA, porque ninguna de las dos está dispuesta a cambiar.

Una respuesta a A fuerza de partir voy a saber lo que es volver

  1. Mariano dice:

    Genial!! Me pasó lo mismo, vivia en zona sur. Me mudé a Caballito en 2010, asi que mis ultimos finales los rendi en Constitucion. Gracias por publicar esto! saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s