Mis “amigos”

Hasta diciembre voy a estar un poco ocupada entre el trabajo y la Facu. Habrán notado que no paso mucho por aquí. Por eso quería dejarles esta historia que hice precisamente para un taller de periodismo. La consigna fue contar “un encuentro con otro cultural”.  Es sobre dos amiguitos que conozco de la calle y hace tiempo que quiero escribir sobre ellos. Los nombres por supuesto están cambiados. Ojalá les guste

El viernes llegué temprano a misa para encontrar a Mati y a Mario, pero no estaban. El domingo anterior había sido el día del niño y me olvidé de llevarles algo un poco mejor que las monedas que les doy siempre que paso por la Catedral. Esta vez les llevé las golosinas que les gustan.

Podríamos decir que Mario es el mejor RRPP del barrio. Todos lo conocen porque hace casi una década que pide en el mismo lugar. Él también puede contar cosas de los vecinos, de los que ayudan en Cáritas, de los “platudos” que toman el cafecito en los bares “paquetos” todas las tardes, y hasta de los curas. Mati llegó hace un par de años y Mario, que es mayor y tenía más experiencia, le enseño el oficio.

Hay otros chicos que hacen la misma tarea en esa iglesia, pero ninguno tiene tanto éxito. Su secreto: el buen humor. Los otros piden con falsa cara de angustia y a veces con prepotencia. Con una sonrisa Mario y Mati consiguen monedas, comida, regalos, ropa, alguna invitación a comer a la casa de los fieles, y la devolución del buen trato que ellos ofrecen.

A la mitad de la misa, escuché desde afuera sus gritos de pelea amistosa y el saludo típico para los que salen: “¿Amigo, me da una moneda?”. Todos son sus “Amigos”, porque es más difícil no darle plata o comprarle algo de comer a un amigo que a un extraño. También porque es más fácil decir “amigo” a todos por igual que acordarse los nombres.

Estaban ocupados destruyendo una caja de diapositivas que regaron por todo el pasillo de la iglesia. Mati gritó eufórico “¡Amiga!”, y  me dio un beso que me dejó baba la mejilla. Mario exclamó: “¡Una Cindor, una Cindor!” y me hizo sentir mal porque yo les compré chocolates, alfajores y Mantecol. “Bueno, ahora para la próxima ya sabés, porque nosotros no aceptamos cualquier cosa” me dijo. Me abrazó y me sacó con la manga de su buzo la baba de la mejilla.

Los dos estaban de jogging oscuro y polar. Mario siempre tiene una gorra azul, mientras que su amigo no usa gorra porque se le desarman los rulos que tiene en su pelo largo y morocho.

En un segundo Mati iba por la mitad del chocolate, y su compañero le pegaba para que le hiciera un cambio, porque a él le habían tocado dos Mantecol. Finalmente lo convencí de que el regalo tenía que ser igual para los dos. Mario se guardó las golosinas en el bolsillo. Mati guardó los envoltorios vacíos en el bolsillo para no ensuciar el pasillo de la iglesia.

Es por el día del niño que el otro día me olvidé. Pero vos Mario de niño tenés poco ya.
Mati: Decile a la amiga cuantos años tenés.
Vos los cumplís en agosto como yo. ¿El dos?
Mati: ¡El cinco! ¿Vos cuántos años tenés?
Yo, veinticuatro ¿Cuántos cumpliste?
Mati: Yo, catorce
¿Catorce? Parecías mas chico.
Mario: Si, porque mide un metro.
Mati le pegó en el hombro mientras con el otro brazo sostenía el Mantecol ya abierto.
¿Y vos entonces? Si él tiene catorce vos debés tener…
Mario: Trece (risas)
Mati: ¡Tenés quince! Tiene quince.
Mario decime, si a mi que me importa si tenés veinte.
Mario: ¡Nooo!. Quince.

Son evasivos a cualquier pregunta personal, en especial sobre casa y su familia. Para no responder, hacen chistes, piropos o se empiezan a pegar en broma. Son irónicos y se burlan uno del otro permanentemente. A veces se puede obtener una respuesta, pero nunca se sabe cuándo dicen la verdad: mienten cuando afirman que no piden en la misa de las ocho de la mañana, y cuando niegan estar toda la tarde en la plaza jugando al fútbol con los chicos de las escuelas de la zona (yo los encontré más de una vez haciendo ambas cosas) Mati hasta bromea con el tema: juró que va al colegio y que le quedan dos faltas para quedarse libre. Luego estalló en una carcajada.

Uno podría pensar que su vida es muy diferente de la de sus amigos que van a la escuela, pero para mi sorpresa, en algunas cosas son muy similares:
Mati: ¿Tenés SMN?
¿MSN decís vos? Si, pero no chateo
Mati: ¿Porqué?
Paso mucho tiempo en la compu haciendo cosas para la facu y me canso de estar ahí.
Mario: ¿Y Facu es tu novio? (risas)
La pregunta por “el novio” se repite varias veces, seguida de un “Vos no tenés porque no querés”. Siempre buscan excusas para abrazar o hacer cosquillas a las chicas que se paran a charlar. Pretenden pasar por nenes pero la adolescencia les está ganando la batalla. La verdad se reveló cuando una chica salió de la misa. Mario le dio un beso y murmuró algo por lo bajo.
Mati: Uhhh. ¿Escuchaste lo que dijo?
¿“Altas chichis tiene esa” dijiste?
Mario: No, dije que me gusta esa chica.
Mati: ¡Es mentira! ¡Te miente!

Su discurso siempre cierra, no hay incoherencias. Si uno de ellos dice algo que el otro no quería contar, la solución es afirmar que está mintiendo mientras que él te dice la verdad. Entonces el que habló primero afirma que mentía, porque la complicidad es absoluta.

Mario: Vos sos amigo de la amiga porque te conviene, como te dijo la vieja la otra vez.
Mati: Obvio
¿Quién te dijo que te conviene?
Mario: Una vieja salió el otro día, éste se acerca a pedirle y le dice “hola amiga”, y la mina le dice: “Amiga porque te conviene”
¿Y qué quería que le dijeras, “hola vieja”?
Mario: ¡Como sabe la amiga viste!
Mati: No, yo a vos te quiero. Yo a la amiga la quiero porque me da monedas y porque me trajo esto (señaló la golosina que le quedaba)

Levanté del piso una diapositiva y la puse a contraluz. Eran fotos antiguas de gente pescando en un lago. Los chicos las habían tirado al piso y las pateaban. No les sirven para mirar sino para destruir. Mario se puso a mirar conmigo mientras Mati se comía un alfajor sentado en un cantero.
¡Son re viejas!
Mati: Si, como de 20 años ¿no?
No che pará, que cuando yo era chica no había fotos como esas
Mario: ¡No le digas vieja a la enana! (revolea una diapositiva que le da en la cabeza a su compañero)
Mati: ¡Me pegó!, dice con falso tono de angustia, y le lanza una patada.
¿Porqué son tan violentos? Vos de chiquito no eras violento.
Mati: ¿Él?
Si, si yo lo conozco desde chico…
Mario: Ésta venía a manguear monedas conmigo (me abraza y se rie)
… de cuando le decía a la gente que quería ir al colegio y tomar la comunión.
Mario: Ahh ese verso que le decía. (risas)
¿Lo seguís haciendo? ¿Te funciona?
Mario: Nooo
Mati: ¡Mentira! Ahora hace otros (risas) Soy yo la mala influencia

Les pregunté si se quedaban en la plaza o se iban a su casa. Contestaron con seriedad fingida:
Mario: Yo me quedo toda la noche en la calle.
Mati: No tenemos casa nosotros.
Si yo los vi más de una vez que se van para allá.
Mario: Nooo, si yo vivo para el otro lado.
Mati: Este vive en Tranquila, un lugar que le dicen “Tranquila” pero no son tranquilos ahí.

Yo sé de hecho que viven en unos monoblock a 10 cuadras de la iglesia. También lo ví caminar por ahí a Guido, el hermano más chico de Mati, con bolsas de Coto. Él dejó de ir a la iglesia cuando aparecieron dos hombres que salen de la cárcel para pedir dinero. Mati me contó que uno de ellos tiene HIV y se pone violento. Ahora Guido pide con su mamá en la puerta del supermercado.

Un hombre se acercó y con muchísimo respeto les preguntó si estuvieron en la fiesta del fin de semana en la plaza. Mario lo trató de “Señor”, devolviendo el mismo trato. Los saludé porque la gente estaba por salir de la misa. Mati me hizo cosquillas y me preguntó si tenía chocolate en la boca.
¡Que coqueto que sos! Estás bien.
Mati: Chau amiga. ¡Y Gracias eh!

Una respuesta a Mis “amigos”

  1. Angel dice:

    Che, esta bueno Pau, me gustó, y se siente la buena onda!
    Besos para vos y para facu jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s