Revista la Crujia, la trilogía

lc3

Ya está en a calle el nuevo número de Revista La Crujia. Es una forma de decir porque en realidad no está en la calle, está en las sucursales de la Editorial y a la vez se puede bajar gratuitamente por Internet en la web oficial de La Crujia o aquí.

Un número que empieza con una invitación a la reflexión de todos los interesados en una comunicación mejor: ¿estamos en presencia de una sociedad “emisora” y poco “receptora? Saber escuchar es parte del diálogo contesta La Crujia, puro ruido no nos lleva a ningún lado.

Este blog participa por su puesto de este ruido, de esta sociedad ansiosa por socializar  la producción de información, con una autora con mucha vocación de comunicar pero también con muchas ganas de escuchar. Me gustaría escucharlos más de hecho, me gustaría escuchar sus opiniones más seguido, sus críticas más seguido, y no sólo pedidos de información sobre donde conseguir las entradas para ver a Black Eyed Peas, que es algo que ya respondí una decena de veces. Pero es cierto que quizás yo respondí y no me escucharon. Concluyo entonces este pequeño acápite personal con la idea de que construir la comunicación es también construir el diálogo. Así que el próximo post será de Peronal Fest, se los prometo.

Volviendo al tema, este es un número de La Crujia que pone en escena a la TV, que vive poniendo cualquier cosa en escena menos a si misma. Aquí será una vez más el centro de atención: Lila Luchessi escribe de nuevo en este medio para preguntarse por quienes juzgan a la TV y le reclaman mejores contenidos; en la página siguiente Giuseppe Richeri se cuestiona precisamente si se puede medir la calidad de la TV, y en la sección Blanco sobre Negro/Negro Sobre Blanco, Claudio de Rosa preferirá a la TV mientras que Jorge Maestro, se quedará con la radio.

Pero la tapa de este tercer número son los Diarios Digitales y de ellos se ocupará Luis Albornoz. Frente a la caída de las ventas de los diarios tradicionales y el aumento de las audiencias digitales muchos pronosticaron la muerte del papel, pero otros prefieren volver a preguntarse una vieja cuestión que fue decisiva a la hora de romper con los paradigmas “manipulatorios” de los estudios sobre comunicación: ¿qué hace la gente con lo que lee/mira/escucha?; puntualmente ¿que hace la gente con la revista Barcelona? se preguntará Mario Carlón, una prueba de que el papel no se muere.

Y por su parte Gastón Roitberg analizará las diferentes opciones que los diarios tradicionales tienen frente a esta modificación de las costumbres de los lectores y como se traducen en los planteles periodísticos. Roitberg optará por la opción intermedia, dos redacciones separadas, una digital y la otra tradicional, pero con un acelerado flujo de colaboración y comunicación. Yo le haría caso, después de todo el tiene la difícil tarea de ser el nexo comunicativo entre las dos redacciones del La Nación.

Probablemente él no lo sepa ni conozca este blog en construcción, pero Roitberg es una de las razones por las cuales yo escribo esto para uds. en este momento. Cuando yo recién empezaba a enterarme como era este tema de los blogs, él vino a dar una charla a una clase que yo cursaba en la UBA. El profesor lo invitó para que nos cuente como se hacía un diario digital, pero terminó hablando de weblogs.

¿Para qué este tipo que quiere cebarme la cabeza diciéndome que todos los comunicadores tenemos que tener un blog?” pensé en ese momento. No entendía la pasión por las nuevas tecnologías (y hasta hoy no la entiendo del todo) pero entre a su blog Los nuevos medios y me enteré de la jornada Día de weblogs de la cual participé (ahí me enteré de que además hay un “periodismo de nuevas tecnoogías”). Después de eso nació Comunicación en Construcción. Por eso a pesar de mi resistencia a apasionarme por la tecnología, el blog de Roitberg está hasta hoy en el blogroll que tienen a la derecha. Así que les recomiendo que lo escuchen cuando les cuenta que hace falta para conciliar una redacción tradicional, en especial una con tanta historia y tantas rutinas muy asentadas como la de La Nación, y una digital.

Termino este otro comentario personal y les dejo nuevamente el link de descarga de la Revista La Crujia así sacan sus propias conclusiones. Hasta quizás me escriban y construimos un diálogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s